jueves, junio 25, 2015




El horror. Tormenta, tráfico, inundaciones; tantas calamidades modernas.
Y maldigo con diversas palabras, obscenidades, mientras pasan los minutos.
Pero en el atasco. Miras, y hubo un tiempo en que no existíamos.
Tanto humano cogiendo como conejo; comprando autos y más autos y más autos; construyendo y malconstruyendo avenidas, tiendas, plazas, casas y fraccionamientos.
Miro con más calma, entre la tupida lluvia. Entiendo.
La fascinación. Tormenta, tráfico, inundaciones; tantas maravillas modernas.

jueves, octubre 23, 2014


.
dios se queda vacío tarde o temprano

y entonces sólo queda el abismo de las letras

la negra grieta que lleva al infinito
.

lunes, enero 27, 2014


.
algo se mueve
lo escucho
se intuye

habitación
la misma

no hablo de bichos
o fantasmas
ni monstruos

un yo
una parte de mi
quiere escapar

me mira
a mi, a sí misma
siente pena

en el túnel
entre el sueño
y la nada

en el crepúsculo
de la existencia
del abismo

un yo
que se avergüenza
de mi

si tuviera alas
ojalá
lo entendería

acostado
en la posición
que moriré

no lo veo
sé que está ahí
y deseo que se largue

si fuera sombra
o humo
escaparía lo más lejos

el monstruo
soy yo
que derrotado
se deja morir

.

jueves, enero 09, 2014


.
poema a la musa desconocida
*

robaría
e

imprimiría en ti
una nube
un relámpago
permanente
tinta

dejo aquí poemas para ti
pero tu desconfianza
que no muerdes el anzuelo
ninguno, por eso

hay movimientos inexplicables
sólo piensas
en lo hermoso que es complicar las cosas

nombres
propios
rituales
voces
impulsos
explosión

quizá
fragmentos imposibles
pero no
exóticos deseos
estructuras lascivas
color y voz
quizá

piensa sexo
consustancial
elemental
encaja
literal

noche y luna
contrasto verso
rota la rima
desata la pasión

el blues de tu piel
contorno y letras
en desorden
péndulo dulce
provocar
...

deseas
y no tienes respuesta
una letra
pista, despiste
qué hay
qué queda
una noche
una luna
tal vez una canción

me dice
esto no es un poema
es una escalera
el cielo espera
por nos
dice con convicción
y mira
como si todo lo supiera

un millón
de orgasmos luz
universo
caracol

lluevenoche
no hay salida

la promesa
amorsusurra

y vamos
venciendo
la distancia

irreversiblepasión

*

sábado, diciembre 28, 2013


.

críptico es una buena palabra

amor también

ausencia, soledad, correr, huir; todo esto ya lo había puesto en twitter

y pierdas la condición de la prosa de largo aliento, les dije que tengo tres novelas comenzadas, y había una adrenalina diferente, porque navegar sin planeación; si aparecerá un nuevo personaje, si matarás a alguno, si la historia tendrá un giro interesante, si el texto es infinito

pero luego te mides en número de caracteres

y te preguntas por todas aquellas palabras que no existen y son necesarias; lo intentas, la escondes como un tesoro, y sabes que jamás nadie las podrá conocer, ni siquiera aquella por quién la inventaste

y eso, es una gran venganza; interior, infinita también

algunas palabras regresan como bumerán, no las mencionaré porque es muy obvio

en el fondo me gusta mucho el silencio

la intuición como sospecha

y quisiera ser tan breve, al extremo, que desapareciera en mi mismo; sin saber que eso terminará ocurriendo; moriré, pronto; y todos esos impulsos que fueron poemas igual se desvanecerán; es tan pretencioso pensar que puede uno quedar en los ojos de un lector... pretencioso no: imbécil

pero hay cosas que no se pueden controlar, está bien que así sea

la ambigüedad es una gran propiedad

(las diéresis me parecen exóticas)

y ante la imposibilidad de la eternidad te conviertes en un pulpo, en un diente de león

no entiendo lo efímero, en lo milimétrico me extravío; y siempre tengo la tentación de sacar conclusiones; resisto lo más que puedo

para terminar fracasando, también como siempre

"sos apenas un fantasma, oscarcito"

cabe como nota que cuando comencé a viajar amé todos los diferentes acentos que escucho, desearía poder multiplicarme en mil voces

y en el espejo ves la fragilidad de tu reflejo, observas que no te puedes refractar en colores, ni en voces, ni en sonidos; tan plano pero invertido

muchas cosas dejan de ser divertidas, mejor dicho, te dejan de divertir

tu mejor apuesta es el entretenimiento, caer un la hipnosis...

tal vez sea mejor idea esperar a que todos se marchen

abandonar es el acto más romántico

la palabra combustión, la espontaneidad; mezclan tan extraño

te das cuenta que tu nombre significa "accidente"; y eso tiene una deliciosa ironía, y si bien no explica nada bastante sirve para ya no buscar más nada

me gustan mucho las etimologías, nunca fui bueno para aprender todo lo que quise; entonces eso se convierte en una gran tragedia, porque no sólo se escapan el origen y el principio sino la palabra en sí; y te vas quedando sin realidad, sin la capacidad de articular; y en el último momento sólo puedes hacer ruidos primarios: sollozas, aúllas, gimes...

gemir a veces no es nada malo

no sé la costumbre de preguntar si es amor o si es sólo pasión; y sirve de algo si lo es o no; cuál es el consuelo o la solución

más vino en la copa, a tratar de sostener el soliloquio lo más posible

regresar es siempre una opción segura, ahí está todo, casi como lo imaginamos, hasta las ruinas son luminosas, los aromas los tenemos guardados en la memoria, también la furia; media vuelta

a la larga resulta cansado siempre llegar a ningún lado

si al menos fuera gracioso, podría tener simpatías

los premios de consolación son lindos, escucharon alguna vez "pero siempre estarás en mi memoria"

(ojalá algo me borrara de tu jodida memoria)

cuando niño, mi abuelo tenía un puestito de frutas, a cinco cuadras de casa, podía llegar sólo, pasaba las tardes; me acuerdo de su voz y de su rostro, siempre comíamos semillas de calabaza; pero murió muy pronto; en esa misma esquina hoy no queda nada, ni el puesto, ni la banca, ni el árbol de hule

(ojalá algo borrara mi puta memoria)

exacto, voy a ningún lado; y a estas alturas ya comienzo a redundar

el culebrón que asfixia

hubo un tiempo en el que tenía cinco lectores

es odioso cuando te enteras de los grandes trucos, como se rompe santa claus, dios, los magos, etcétera; seguro que la ingenuidad y la ignorancia podrían ser lindos

puedes regresar, pero no desandar

muy al principio sólo tenía en mente la palabra y después se fue desgranando sin control; y eso resulta en el caso de lo críptico una traición; porque desordenadamente ya voy explicándome

traición para la palabra, traición para mi

y justo ahora que experimento un vaivén entre dos ciudades, quisiera irme ya de aquí, pero en el fondo es insano el impulso porque siento deseos de venganza; notarán como nuevamente redundo

no sé si importa, soy transparente, lo sé; recuerdan esto del espejo...

o todo esto es sólo un engaño, un auto engaño

pero no confesaré

.

sábado, julio 20, 2013


.

Una imperiosa y desconcertante fuerza de contradicción. Ahora comprendo que cada hecho es invalidado por el siguiente, que cada idea engendra una idea equivalente y opuesta. Es imposible decir algo sin reservas: era bueno o malo, era esto o aquello. Todas las contradicciones son ciertas. A veces tengo la sensación de que estoy escribiendo sobre dos o tres personas diferentes, distintas entre sí, cada una en contradicción con las otras. Fragmentos. O la anécdota como forma de conocimiento.


Paul Auster

.

viernes, febrero 22, 2013


.

* Red River (1948, Howard Hawks)
* High Noon (1952, Fred Zinnemann)


En High Noon el retrato de un hombre. De todo un pueblo en una circunstancia imprevisible de repente.


El suspense casi en tiempo real, hora y quince lentos y veloces, todo un universo que parece colapsar. ¿Quién podrá decir si son cobardes o han calculado que no tienen oportunidad al enfrentar gente con malas intenciones? ¿Cuánta la ambición por ser alguacil, o para que regrese la bonanza a la taberna?


El pasado que termina por alcanzar a todo un pueblo, a cada uno de ellos. Decidir entre huir o enfrentarlo de una vez. Resolver las cuentas pendientes antes de continuar, muy a pesar del amor y del trabajo bien hecho; o dejar todo atrás con la esperanza de que la búsqueda traiga una situación mejor.


En High Noon la soledad es precisamente esa circunstancia adversa, la multitud ausente. La hora que llega tarde o temprano.


 Con Red River se llenan los ojos de paisajes impresionantes: las praderas, las manadas y las estampidas, la lluvia, la vida vaquera de los forjadores del sueño de riqueza. 


El mundo salvaje e incivilizado que se resiste a ser domesticado. Un país todavía demasiado grande para ser conquistado. Aún así la travesía que se emprende y va consumiendo la razón o la fuerzas, según.
 

El sueño es común, y se arrebata de unos a otros. Después de riñas y desencuentros termina por lograrse el objetivo. Varias vidas por costo pero la recompensa de la venta del ganado. Será que Red River es el sello distintivo de esa nación para alcanzar su democrático sueño de riqueza.


.


viernes, febrero 08, 2013


.

* The Ox-Bow Incident (1943, William Wellman)
* Yellow Sky (1948, William Wellman)


Fijense que hay un ejercicio muy lúdico e interesante al degustar vinos; consiste en comparar dos vinos de características semejantes, contemporáneos, de una misma cepa o alguna parecida; dos vinos en dos copas e ir encontrando sus coincidencias y sus contrastes. Por eso me parece un acierto el degustar dos películas y así identificar y apreciar las virtudes de cada film.



De Yellow Sky resalto la gran fotografía: la serenidad para mostrar con amplitud el entorno: el paisaje desértico en la travesía para huir, el pueblo abandonado casi en la ruina, y luego el oasis y el pedregal del cerro donde se desarrolla y se resuelve la historia. Los días claros casi incandescentes hasta las noches donde los personajes se mueven en los claroscuros de la noche y -presumo- la luz de la luna. Deliciosos contrastes.


Aunque pudiera parecer sencilla la trama, a mi se me ha ocurrido una analogía ajedrecística, y claro, la aparente desventaja de un rey, una dama y lo que yo llamaría una torre (el oro oculto en la mina), termina por imponerse a seis piezas desarticuladas, quizá peones, alfiles y caballos en desorden. Al final la reivindicación de los desposeídos que terminan con parte del botín y nada menos que con la chica. Al final, feliz, hasta ocasión hubo para regresar el dinero del robo.


Como en literatura, también en cine: una gran narrativa (estilo, fotografía) puede solventar una trama sencilla. Es el caso de Yellow Sky.


 The Ox-Bow Incident es una película más compleja, redonda y demoledora. El infierno en un escampado a mitad de la montaña. Hora y quince de sinsentidos: un Estado insuficiente o inexistente, una turba insensata, y para redondear la tragedia: una democracia retorcida, una democracia imbécil.


Suscribo, toda sociedad tiene su Western. Una justicia lenta y torpe que rivaliza con la velocidad y lo miserable del rumor. La cordura tan endeble, encarnada por personas ninguneadas por la mayoría; esa mayoría formada por farsantes seudo héroes, por bravucones, por arribistas... Me ha sido inevitable relacionarla con Mystic River (2003, Clint Eastwood).


Sirva para vernos en el espejo. En The Ox-Bow Incident tres inocentes en su justa realidad: indefensos y en el extremo de lo irremediable: muertos.

.

martes, enero 01, 2013


.
Vanessa Bauche puntual el 1 de enero:


.

domingo, diciembre 30, 2012


.
Hubo un tiempo fantástico queridos 5 lectores.
Generábamos contenido, intercambiábamos impresiones; el asunto es que comenzamos a hacernos más breves y más inmediatos; con la ventaja de la imprecisión, la ambigüedad y cantidad de ficciones.
Pero siempre hay un momento de considerar dar vuelta a la hoja, y no en la siguiente sino en la anterior.
Veremos pues, con más juguetes a dónde podremos dirigirnos.

Por lo pronto acá les dejo un corto que espero encuentren interesante o inquietante... La Mano (1965) de Jiří Trnka:


.

martes, junio 26, 2012


.

Nunca como ahora el desengaño, la suspicacia, operaron tan eficazmente como creadoras de una realidad más potente que esa funesta irrealidad que surge de nuestro mundo mediático y bursátil, esa irrealidad tan demencial a la que encima —ya son ganas de equívocos— llamamos realidad.


Enrique Vila-Matas

.

sábado, junio 23, 2012


.

hace tanto tiempo 
que no te veo

bebíamos café
bebíamos vino,
según el clima
según el amor

al besarnos
nos rompimos el corazón 
por adelantado

.